lunes, 26 de enero de 2015

PERICLES




Hace un tiempo tomé la decisión de denominar este blog con el nombre de Ágora que es como los griegos llamaban al espacio publico más importante de la ciudad (polis), donde los ciudadanos se reunían para escuchar a los filósofos, celebrar sus asambleas y discutir de los asuntos comunes (política).

También de colocar en la cabecera la fotografía de la Plaza Sintagma de Atenas, con algunos ciudadanos expectantes ante el edificio de su Parlamento, en el que los representantes de la plutocracia ("preponderancia de los ricos en el gobierno del Estado”) llevaban a cabo la tarea de demolición de los derechos fundamentales de su sociedad. Grecia, en pocos años pasó a ser un ejemplo de lo que no debe ser un país.

Atenas es el origen de la Democracia, hace unos 25 siglos se dotó de un sistema político en el que sus ciudadanos pasaron a ser los protagonistas del gobierno y a convertirla en la ciudad-estado más desarrollada, culta y poderosa de toda la Hélade. La cuna de las artes y de las ciencias: de la Filosofía, la Medicina, la Física, las Matemáticas … la base de nuestra cultura y de nuestra civilización.

Ayer la Plaza Sintagma ha hecho honor a su nombre (grupo de elementos que funcionan como una unidad) y por obra y gracia de la victoria de Syriza, en las elecciones generales que acaban de celebrarse, la ilusión  y la esperanza de que otra política es posible empiezan a florecer en la Hélade. También en el resto de Europa. Sin duda Pericles se sentiría orgulloso.

Esperaré un plazo prudencial y tendré que sustituir la fotografía de cabecera por otra en la que el Ágora, centro de reunión de ciudadanos, aparezca cumpliendo la función para la que ha sido creada. Como ayer noche.








viernes, 23 de enero de 2015

XOSÉ COBAS OU A RAZÓN DE SER



Xosé Cobas-Casa da Cultura

Se ollamos con atención o mural de Xosé Cobas  na Casa da Cultura de Negreira, descubriremos un mundo de vida e persoaxes que formaron parte da súa infancia. Arriba, á dereita, os arcos do Pazo do Cotón, unha alegoría desa porta aberta ás vivencias infantiles que, co tempo, van configurando a persoalidade e o sentido do mundo que xa nos acompañarán para sempre. Os animais domésticos, a casa e as pombas, os xoguetes: o trompo, o patinete de madeira, a bicicleta e as primeiras lecturas infantiles. Tamén as persoas que conformaron ese mundo que se foi: O Maroñas de Duomes ou Dolores da Fonda , e outras representadas polas follas que cada outono caen das árbores, na parte superior. E ao fondo, o río Tambre sempre presente, e enmarcado na pintura conformando un todo, que é a súa vida.

Na parte inferior, ollándonos dende o pupitre, Xosé Cobas de neno, que quixo representarse así porque ese edificio, que era Casa do Concello, acolleu nos seus baixos a escola de D. Marcelino López, tamén retratado, pola que pasamos centos de alumnos e onde, entre outras cousas, os máis avantaxados aprendían a pintar con acuarela, tinta china e óleo. Por iso non  sorprende que daquela aula saíran persoas con tanta sensibilidade como Pepe Ardeiro, o poeta, ou o propio Xosé, entre outros. Os bos mestres deixan sempre unha pegada fonda na alma dos seus alumnos.




Xosé Cobas Gómez

XoséCobas Gómez (Logrosa-Negreira, 1953) ademais de pintor e escultor é un gran ilustrador de libros de literatura infantil e xuvenil, un dos mellores. Xunto a Xabier P. Docampo, o recoñecido escritor galego, fixo un tandem que deu lugar a fermosas historias literarias que xa forman parte das letras deste país. Foi recoñecido polos premios WHITE RAVENS, creados pola Biblioteca Internacional de Munich, nos anos 2003 e 2005. WORDL COOK AWARDS ao mellor libro de literatura gastronómica en língua española. Oslo 2004. Representou a España en distintas bienais, en Italia, Colombia ou Bratislava. Foi distinguido co Premio Isaac Díaz Pardo no 2013 e co Neira Vilas 2014.

Na Casa do Concello de Negreira tamén se garda un dos seus máis fermosos cadros.



miércoles, 7 de enero de 2015

PERO, POR QUÉ ES INVIERNO...?



                                                                                    (Foto: López Tuñas)


El día cuatro de este mes algunos internautas se preguntaban en las redes sociales por qué en nuestro país estamos en invierno, si ese día el planeta Tierra se encontraba en su perihelio, es decir, en el punto de su órbita más cercano al Sol y cuando está en el afelio, el punto más lejano, es verano.

Las estaciones del año se definen por la temperatura y la duración del día y la noche, consecuencia del movimiento de traslación alrededor del Sol y la inclinación del eje terrestre. La diferencia de calor recibido en la Tierra entre el perihelio y el afelio es de un 6% lo que por si solo no explica la diferencia térmica entre las distintas estaciones. Se produce por un fenómeno físico, ya que los rayos solares proporcionan más calor cuando llegan perpendicularmente que cuando caen oblicuos. Un haz de rayos sobre la misma sección tiene que calentar mayor superficie cuanto más oblícuo cae. También tiene que atravesar una porción mayor de atmósfera que absorbe calor ( 17%), por lo que al recorrer un mayor espacio atmosférico su pérdida aumenta.

Se explica muy bien con una lupa, que al concentrar los rayos solares sobre un papel puede llegar a quemarlo.




Cuando la Tierra se encuentra en el perihelio, el hemisferio Norte está inclinado en sentido contrario al Sol, por eso los rayos solares caen oblicuos y la parte oscura es mayor que la iluminada , por lo tanto las temperaturas son bajas y la noche dura más que el día.Es invierno.

 En el hemisferio Sur, al contrario, los rayos del sol caen más perpendiculares y la parte iluminada es mayor que la oscura; las temperaturas más elevadas y mayor duración de las horas de sol que las de oscuridad. Es verano.

Cuando la Tierra se encuentra en el afelio (julio) la posición de su eje, como consecuencia de la traslación, es la contraria por lo que nosotros estamos en verano y en el hemisferio Sur en invierno.

Los que viven en el Ecuador, lo tienen claro. Calor e igual duración los días y las noches.