miércoles, 11 de agosto de 2010

24 DE AGOSTO DE 1944 : LOS ESPAÑOLES DE LA NUEVE LIBERAN PARÍS

LA NUEVE


… Emprendimos la marcha hacia París y al llegar al pueblo de Anthony fuimos detenidos por un escuadrón motorizado de republicanos españoles. La lucha en aquel sector se había recrudecido y aquellos aguerridos muchachos de la República española consideraron peligroso nuestro avance. Aproveché las circunstancias para entablar conversación con ellos… según el comandante Putz, todos son expertos en las modernas armas motorizadas y demuestran un valor extraordinario. Sus tanques y autoblindados llevan pintados en la parte delantera y en sus lados nombres tan sugestivos como Ebro, Guadalajara, Belchite… y enarbolan la bandera republicana. Proseguimos la marcha y antes del mediodía alcanzábamos los arrabales de la capital, siempre precedidos por los republicanos españoles, que eran aclamados con un indescriptible delirio por la población civil.

The New York Times
26 de agosto de 1944
Enviado especial Charles C. Wertenbaker


EL ÉXODO

      En los últimos días del mes  de enero de 1939, tras la caída de Barcelona en poder de las tropas franquistas, cerca de 500.000 personas bajo la nieve, la lluvia, el frío y los bombardeos  cruzaron  a pie la frontera con Francia buscando protección y amparo en el país vecino. Recibidos por contingentes de soldados senegaleses fuertemente armados, fueron recluidos en campos de concentración dotados solamente de alambradas y con el mar, en muchos de ellos, como lavabo y letrinas: Gurs, Argelés, Brams, Saint Cyprien, Le Vernet….Durante la primera semana 15.000 fallecieron por causa del hambre, las enfermedades, el frío o la tristeza.
      También el Norte de África acogió a muchos de ellos fugados desde Alicante o enviados directamente desde Francia a los campos de reclusión  de Marruecos, Túnez y Argelia. Se calcula que aproximadamente 30.000 sufrieron calvario en estos lugares que en nada desmerecían de los más terribles campos nazis.
      De ahí salieron los miles de soldados que se batirían contra los alemanes en todos los frentes, tanto dentro de la Resistencia como en el ejército regular de la Francia Libre, durante los cuatro años que duró la Segunda Guerra Mundial.

                                                                                        LA NUEVE

      Después de una encarnizada  lucha en el Norte de África contra las divisiones alemanas del general Rommel, los españoles liberados de los campos y los que habían sido encuadrados forzosamente en la Legión Francesa (estos últimos se calcula que unos 15.000) pasaron a integrarse en la 2ª División Acorazada bajo el mando del General Leclerc, junto con varios cientos  llegados también  a África con las fuerzas del General De Gaulle y que habían participado en la batalla de Dunkerque. En la integración de los republicanos  en estas unidades tuvo un papel primordial el valenciano Amado Granell, fomentando la deserción de los soldados de la Legión Extranjera para incorporarlos a su unidad  con nombres ficticios. Su compañía, La Nueve, estaba formada por 142 españoles,por lo menos dos de ellos gallegos, “Cariño López” (Angel Rodríguez Leira, natural de Cariño) y Vedrune (Victor Lantes, de A Coruña); sus mandos eran españoles o antiguos combatientes de las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil, hablaban en español y era conocida como la compañía española.
      Unidad de vanguardia dada su experiencia bélica a pesar de su juventud, fueron dotados con el  más moderno armamento: 14 vehículos half-tracks (con 10 hombres cada uno) y que fueron rotulados con el nombre de las más importantes batallas de la Guerra Civil: Guadalajara, Brunete, Ebro, Santander...,un tanque y 2 jeeps. Desde su base en Marruecos fueron transportados para Inglaterra a la espera del desembarco en el continente.

LA LIBERACIÓN DE  PARÍS

      Al amanecer del 1 de agosto de 1944 La Nueve desembarca en Normandía, en la playa de La Madelein frente al pueblo de Sainte- Mére l´Eglise. Avanzando a la vanguardia de su unidad participa en violentos combates enfrentándos a la 2ª y 9ª División Panzer del ejército nazi y  conquistando  diversas poblaciones: Alençón, Ecouché, donde  sufrieron bastantes bajas; en esa batalla  el gallego Cariño López con el cañón antitanque del 57 que arrastraba su vehículo, de cinco disparos consecutivos reventó a cinco blindados enemigos.
      Luego, veloces en sus tanquetas camino de París.
El Guernica: El de la izqda.Cariño López
      La capital no era un objetivo prioritario para los mandos americanos y ordenaron rodearla, pero la orden fue desobedecida y La Nueve, el día 24 por la tarde, se coló a toda velocidad por el cinturón de fuego que protegía la ciudad. Los combates fueron tremendos y el avance de los half-track era como una rabiosa traca de disparos y cañonazos que se desplazaba hacia el centro de la ciudad. Los heridos se negaban a ser evacuados y pese al peligro, numerosos parisinos corrían detrás de los vehículos abrazando a los soldados.
      El Guadalajara es el primer vehículo en llegar a la Plaza del Ayuntamiento, Ortiz, Zubieta, Henández, Cortés, Patricio… son los primeros en saltar del vehículo y el Teniente Granell sube al Ayuntamiento donde es recibido por representantes de la Resistencia que los estaban esperando. Mientras el resto de los vehículos protege la Plaza izan la bandera en el balcón .
       La Radio emite la noticia y los parisinos se echan a la calle, las campanas de Notre Dame se lanzan al vuelo y detrás las de más de 150 iglesias de París. Mientras, en la Plaza del Ayuntamiento, la multitud canta la Marsellesa y los españoles la continúan con ¡Ay, Carmela!.
      Por la mañana siguen los enfrentamientos, apoyados ya por el resto de la columna, contra los distintos focos de resistencia de los nazis. El extremeño  Antonio Gutierrez, el aragonés Navarro y el sevillano Sánchez rompiendo las defensas alemanas en el Hotel Maurice detienen en su puesto, a punta de metralleta, al General Choltitz y a todo su Estado Mayor.
      El día 26 de agosto todo París está en la calle. La Nueve, formada con el resto de toda la División junto el Arco de Triunfo, fue saludada militarmente por el General De Gaulle antes del comienzo del desfile de la Victoria por los Campos Eliseos.

El teniente Granell encabezando el desfile
                 Abrió el desfile el teniente Amado Granell en un vehículo con la cruz blanca de Lorena, símbolo de la Francia Libre, y una bandera de la España republicana (foto); detrás el General De Gaulle escoltado por los blindados de La Nueve que avanzaban lentamente. Delante, a la izquierda el Guadalajara, luego el Guernica, el Teruel, Ebro, Brunete…también con banderas españolas, ante el delirio de los parisinos y de miles de republicanos españoles que saludaban a los libertadores.


El gallego "Cariño López" Cruz de Guerra con Palma

LA LUCHA CONTINÚA

      Trece días después llegó de nuevo la orden de marcha con la Nueve en cabeza. Violentos combates durante meses en las más adversas condiciones; en Dompaire, Chatel, Nancy, donde tres españoles fueron condecorados por De Gaulle en persona: El sargento Campos y el soldado Pujol con la Medalla Militar y el cabo gallego Cariño López con la Cruz de Guerra con Palma. Las bajas eran muy numerosas y el 27 de abril atravesaron el Rhin hasta llegar al refugio de Hitler en Berschtesgaden (El Nido de Águilas).De los 146 españoles que habían desembarcado en Normandía con La Nueve ya sólo quedaban 16. El resto habían jalonado con sus tumbas el largo camino recorrido.

HONORES

 La periodista Evelin Mesquida en su documentado libro sobre La Nueve dice :”Ninguno de estos hombres tuvo pretensiones de escribir la Historia. Cada uno, sin embargo, participó en ella como combatiente y testigo de excepción. Los historiadores y los políticos se han interesado muy poco por ellos”….
      El Teniente Amado Granell fue nombrado oficial de la Legión de Honor y condecorado con la Cruz de Guerra con Palma y el  gallego Cariño López y más de cincuenta de sus compañeros  de La Nueve recibieron también la Cruz de Guerra.
      El 24 de febrero de este año 2010, el Ayuntamiento de París condecoró a los tres únicos supervivientes de La Nueve con su máxima distinción La Gran Medalla de Vermeil.




 

Placa en el Boulevard Henry IV en honor de los republicanos españoles que liberaron París










El 24 de febrero de 2010 el Ayuntamiento de París condecoró a los tres únicos supervivientes de La Nueve con su máxima distinción: La Gran Medalla de Vermeil.








25 de agosto de 2012


                              

                               

Migennes


BIBLIOGRAFÍA:

-Alberto Fernández: Españoles en la Resistencia. Zero S.A. Madrid. 1973
-Eduardo Pons Prades: Republicanos Españoles en la liberación de París-Tiempo de Historia Nº 3-1975
-Eduardo Pons Prades: Republicanos españoles en la segunda Guerra Mundial, La esfera  de los libros. Madrid 2003
-Evelyn Mesquida: La Nueve. Los españoles que liberaron París. Ediciones ZETA -2010
-Mariano Constante: Los años rojos. Círculo de Lectores.1974
-Secundino Serrano: La última gesta. Edit.Aguilar, Madrid 2005

FUENTES ORALES:

Alberto Fernández "Eliseo"


jueves, 5 de agosto de 2010

TÁNGER : ON PARLE GALEGO

-->
                                                   Gran Mezquita de Tánxer


     Foi o escritor Paul Bowles quen dixo desta cidade de Marrocos que era “une ville de rêve” e hai que tomar a frase ó pé da letra. Vivir Tánxer é experimentar unha serie de sensacións como descansar á sombra nun cemiterio abandonado, alemán evidentemente, pasear por estreitas e sombrías rúas que nos trasladan á época do Bagdad de Harum Al Rachid, contemplar portas que se abren directamente sobre o mar ou camiñar por rúas que constitúen un auténtico laberinto, que só se pode entender como parte dun universo onírico.
     A cidade "trepa" dende o mar por amplas e modernas avenidas que levan á parte máis alta coroada pola Gran Mezquita e a Catedral, flanqueadas por espazos verdes e prazas coma a de Francia ou a de Iberia,co Instituto Cervantes, o Instituto Español Severo Ochoa, o Colegio Ramón y Cajal e diversos establecementos hosteleiros con nomes que tamén fan referencia ó seu recente pasado histórico.
   Estes días milleiros de bandeiras bermellas coa estrela verde inundan a cidade xunto con paneis publicitarios co retrato do rei Mohamed VI, que tamén está presente en todos os locais públicos.
    A súa Maxestade tivo a ben elexir Tanxer para a celebración da Festa do Trono, a máis importante do ano, festexo que se complementa con numerosos festivais en distintos lugares da urbe mentres a Banda Real desfila maxestuosamente polo centro das avenidas.
    Pero o maís gratificante é sentarse nunha das súas terrazas e contemplar a espectacular beleza das tanxerinas realzada polos coloristas e variados atuendos musulmáns, os distintos persoaxes que desfilan polas súas rúas e escoitar, de vez en cando, o ronco e prolongado lamento que se alza dende a Gran Mezquita, chamando a oración, e se reproduce de inmediato en multiples ecos nos centos de templos musulmáns, pois a relixión e a Súa Maxestade programan, controlan e dirixen a vida dos seus súbditos.
  
  A alma de Tanxer está na súa Medina, nas limpas e estreitas rúas do seu Zoco no que non existe a insistencia, só a invitación “entre que mirar no cuesta” e onde o regateo é un acto amistoso no que sempre se pode chegar a acordo dividindo a metade do precio pola metade unhas cuantas veces. Aquí pode atoparse dende un camaleón ata a máis rara antiguidade. O que nunca se imaxinaría un é atopar unha muller rexentando un destes tradicionais establecementos tanxerinos.
       Diante da entrada, cunha chilaba bermella a xogo co pano e a cor dos beizos, recíbenos cun amplo sorriso:

 “Ola !, chámome María e son da Coruña, da Agra do Orzàn”. O nome da tenda indica ás claras a súa procedencia: A GALEGUIÑA.
     María é licenciada en Dereito e está agardando a homologación do título, que aquí é un proceso lento. Goza dun gran respecto por parte dos demais comerciantes da rúa e as súas donas van a miúdo a que lles coloque o pano pois ela sabe facelo de moitos xeitos.
     O seu home, Ismael, acompáñanos amablemente a recorrer o Petit Zoco e logo a Qasbah. Ao fin rematamos nun moderno establecemento do Paseo Marítimo onde María nos relata, non sen ironía, os diversos aspectos da súa nova vida e da dos seus tamén novos paisanos, incluso das caravanas automovilísticas que polas noites nos espertan cos seus bocinazos e berros e que nós non entendemos:
       “Iso está relacionado coas bodas que tamén forman parte de todo esto...Nós casámonos unha vez e xa está, pero aquí fan tres festas, a primeira a festa de pedida, as mulleres por un lado e os homes por outro; despois a boda , cando se casan legalmente, levan á noiva nunha especie de trono...,e cada un vaise a vivir cos seus e despois, máis tarde, é cando van vivir xuntos. Gástanse auténticas burradas. Ás veces millóns de euros".
 
     O papel da muller, a vivenda... amena conversa que remata xa tarde cunha amigable despedida e unha consideración entre risas: poñer no escaparate do seu comercio un carteliño coa seguinte frase : ON PARLE GALEGO